Cofradías y Hermandades de Semana Santa

Cofradías y Hermandades de Semana Santa

ARANDA DE DUERO

ARANDA DE DUERO

Historia

COFRADÍA DEL SANTO CRISTO DE LA SALUD

 

Y NTRA. SRA. DE LA SOLEDAD

Vídeos

  HISTORIA

 

En el año 1557 el Obispo de Osma, D. Pedro Álvarez de Acosta, pide a la orden de dominicos que se haga cargo del convento que piensa construir en Aranda de Duero con el nombre de Sancti Spíritus. D. Pedro, hombre de gran sensibilidad artística, encarga a los mejores artistas de la época la ejecución tanto de la obra de fábrica como la de sus ornamentos incluidos retablos y tallas. El 8 de Abril de 1562 se consagra el altar mayor por el propio Obispo.

 

La imagen del Santo Cristo de la Salud es obra de la época, contratada posiblemente por D. Pedro, ya que se encargó de forma muy directa en todo lo referido a esta fundación, se trata de un Cristo crucificado, de tamaño algo menor que el natural, representado ya muerto, como testimonia la llaga del costado; la figura, tallada para retablo y no para procesionar, se sujeta a la cruz, de forma cuadrangular, por medio de tres clavos de forja con cabeza de forma piramidal; ostenta una espléndida anatomía, acertadamente resuelta, tal como podemos apreciar en el torso y en el modelado de las piernas y brazos; los dedos, menos el índice, se cierran sobre las palmas de las manos, el paño de pureza se anuda sobre la cadera derecha dejándola al descubierto y cayendo sobre el muslo izquierdo en unos pliegues de suave modelado, tiene un tono blanco-crudo, con decoración de franjas paralelas de color azul y orillo dorado, la policromía del paño es la original de la talla siendo la del resto de la imagen de época posterior, la tarjeta del INRI semeja ser un pergamino enrollado en sus extremos. Lamentablemente la identidad de su autor nos es desconocida aunque está muy relacionada con las obras de Esteban Jordán. El retablo que le sirve de altar es de estilo barroco en madera sin policromar excepto la hornacina donde está colocada la imagen cuyas tallas del contorno y el fondo están doradas; en lo alto del retablo se ve el escudo de la orden de los dominicos.

 En cuanto a la cofradía, que nace como cofradía de gloria, y a falta de datos, ya que los estatutos y primeros libros fueron destruidos en la invasión del convento de 1808 donde se guardaban, podemos aventurar que pudo fundarse en la amplia franja que estaría comprendida entre la segunda mitad del siglo XVI y la primera mitad del XVII celebrando sus actos el 14 de Septiembre para festejar la Exaltación de la Santa Cruz.

La misión principal de la orden dominica es la de predicar el mensaje de Cristo, por esta razón las platicas de sus cultos gozaban de justa fama. En el convento de Aranda se celebraba la tarde-noche del Viernes Santo el sermón dedicado a la soledad de la Virgen María y por alguna razón que desconocemos y en fecha que tampoco podemos precisar es la cofradía del Santo Cristo de la Salud, quizás a petición de los mismos frailes, la encargada de su organización, quedando vinculado este acto a la cofradía hasta nuestros días. Ya por el año 1698 un cronista local habla en sus escritos sobre la celebración del sermón a la soledad de la Virgen, pero ignoramos el momento de las primeras procesiones, aunque de ellas se sabe que a finales del siglo XVIII o principios del XIX se celebraban con una imagen vestida de pequeños tamaño, hoy desaparecida.

 En el año 1808, y ante la llegada de las tropas francesas a la villa, los dominicos abandonan el convento, y en el año 1812 es parcialmente quemado, salvándose afortunadamente la iglesia; en el año 1814 regresan los dominicos tras la marcha de los franceses encontrándose el edificio en lamentables condiciones.

 Durante los años de la ocupación francesa la imagen se veneró en la parroquia de Santa María a donde había sido trasladada por la cofradía, retornando a su retablo el año 1819 a pesar de lo precario del edificio. Tras intentar levantar lo derribado y recuperar lo perdido los dominicos reciben el golpe final con la desamortización y la exclaustración del año 1835.

 Al quedar clausurado el convento, hoy desaparecido, la cofradía traslada de nuevo la imagen a la parroquia de Santa María de forma provisional ya que el retablo fue trasladado a la parroquia de San Juan Bautista y colocado el 21 de Febrero de 1836 en la capilla de D. Isidro Calderón, más conocida por "Las Calderonas", con el oportuno permiso de sus propietarios. pero cuando la cofradía quiere recuperar la imagen para trasladarla a San Juan, donde querían establecerse, reciben la negativa de Santa María; esta desagradable situación se mantendrá hasta el año 1869 en que, por orden del Obispado, tienen que trasladar el retablo a Santa María donde quedara la cofradía hasta nuestros días.

 

Leer más...

 

 

                                   Cofradías  y Hermandades de Aranda de Duero © 2020                                                                    coordinadora@cofradiasdearanda.es